4 Min. de lectura

¿Bolsas ecológicas?

Todos hemos visto las fotografías de tortugas entre otros animales marinos sufriendo las consecuencias de las bolsas de plástico en los mares y ríos. 100 000 especies mueren al año debido a las bolsas plásticas según National Geographic. Es por eso, que cada vez más personas optan por bolsas ‘reutilizables’, biodegradables y compostables, pero, ¿cuál de todos es la verdadera y única bolsa que no daña al llegar al mar?

 

Las bolsas reutilizables de tela (TNT)

 

Estas bolsas están de moda, y se venden—en su mayoría—con las palabras ‘ecológica’, ‘amigable con el ambiente’, sin embargo, estas bolsas son las peores de todas. Aunque puedan usarse varias veces, tienden a romperse pronto y muestran una resistencia al peso igual que las de las bolsas de plástico desechables, considerando que estas bolsas no son reciclables, es decir, no se pueden convertir en bolsas de nuevo, ya que aún no existe un método para convertir la tela en pellets, también las imposibilita de ser reprocesables/de convertirse en un producto distinto al que eran inicialmente, por ejemplo: cerdas de plástico para escobas, o cualquier otro producto hecho de plástico a partir de este producto. Estas razones, hacen que las bolsas de tela no sean para nada ecológicas.

Son devastadoras para el ambiente, ya que al de desecharse, tardan 1400 años en los en desintegrarse en los océanos y en la tierra 400 años. Al paso del tiempo se fragmentan en pedazos más pequeños llamados microplásticos, los cuales son cancerígenos y tóxicos, llegando a los humanos incluso vía aire.

 

Las bolsas de plástico reciclables

 

Estas bolsas en casi todos los países han sido prohibidas, son las clásicas bolsas que se utilizaban para transportar las compras del supermercado. Están hechas de PEAD (Polietileno de Alta Densidad) y son reciclables, ya que se pueden hacer bolsas para residuos domésticos. También se pueden reprocesar y hacerse botellas para detergentes, cajones, bancos y demás.

Lo malo, es que se obtienen a partir de la extracción de petróleo, un proceso altamente contaminante, es especial si se hace por fracking, creando un derrame de petróleo que contamina desde el agua y tierra subterránea, hasta superficial.

Debido al segundo uso que se les da para contener residuos, llegan sucias a los vertederos, lo que las hace muy difíciles de reciclar y/o reprocesar. La capacidad de un país de reciclar también juega un papel muy importante, por ejemplo, en México, se recicla menos del 2% de los plásticos que se consumen.

Al finalizar su ciclo de vida y terminar en un vertedero, cañerías, el océano y la tierra, tardarán al menos 200 años en degradarse, por lo cual, terminan provocando grandísimos daños, algunos de ellos son:

  • La obstrucción de cañerías en las ciudades, provocando inundaciones y siendo un contaminante importante en las plantas tratadoras de agua.
  • El ahorque y la muerte de animales marinos como tortugas, delfines y ballenas ya que son confundidas con otros animales como las medusas o peces. Provocando un decrecimiento en la población de estos animales y afectando gravemente el ecosistema.
  • La fragmentación en partículas de menos de 5 mm: microplásticos, contaminando los océanos, ríos, agua potable, agua de lluvia e incluso, los alimentos, causando neoplasia (crecimiento de tumores) y demás síntomas provocados por su toxicidad.

 

Las bolsas de fécula de maíz, etcétera

 

Este tipo de bolsas guardan las mismas propiedades de la bolsa convencional de plástico, es decir, NO son biodegradables, ya que, químicamente son exactamente iguales a una bolsa de plástico convencional. Aunque algo venga de una fuente natural, NO significa que este sea biodegradable, siempre se requieren pruebas que lo comprueben. De hecho, su origen(maíz, etc) las hace un aún peores, pues a diferencia de las que vienen del petróleo, estas bolsas biobasadas NO se pueden reciclar ni reprocesar.

Entonces, ¿por qué leen “compostable”?

Son industrialmente compostables, esto significa que en la composta de los hogares JAMÁS desaparecerán. Actualmente, en México, no existe ninguna composta industrial, por lo cual, estas bolsas son comercializadas con la leyenda: “compostable” aunque jamás serán compostadas, incluso si fueran transportadas a una composta industrial en Estados Unidos, después del proceso dejarían microplásticos (pues siempre fueron plástico).

 

Las bolsas oxofragmentables

 

También—engañosamente—llamadas ‘oxodegradables’ u ‘oxobiodegradables’, son hechas a partir de petróleo o de fuentes naturales y un aditivo (como por ejemplo eco-one y d2w) está hecho de una sal proveniente de algún metal pesado como Selenio, que les da la capacidad de romperse en miles de pedazos, es decir: fragmentarse en microplásticos + metales pesados, que son altamente contaminantes y dañinos para todos los seres vivos, pues se acumulan en el cuerpo debido a su compatibilidad y afinidad con la grasa. Pasando a través de la cadena alimenticia—de presa en presa—.

Por estas mismas razones, estas bolsas duran muy poco en almacén, ya que son altamente susceptibles a las condiciones externas, como temperatura, luz solar, humedad, durando muy poco para negocios como restaurantes, delivery, tiendas de todo tipo y empaques. Tienden a romperse muy rápido y a tolerar muy poco peso pues, su proceso de fragmentación comienza en tanto son producidas. Como consecuencia se aumenta el consumo de estas bolsas aún más, pues las personas prefieren usar ‘doble bolsa’.

 

Las bolsas bax®

 

Lo maravilloso

Están hechas de Polivitalio® un material creado a partir de vinagre de manzana, el cual es una fuente natural, utiliza cero árboles y cero agua como materia prima, y no es hecho a partir de la polimerización, lo cual, hace que los únicos gases emitidos en su fabricación sean de menos del 0.1% de dióxido de carbono, una cantidad ínfima, que hace que su fabricación tenga una huella de carbono muy baja.

Lo inigualable

Tiene una resistencia al peso de cuatro veces más en comparación a los plásticos convencionales, lo que incentiva a un consumo bastante bajo de bolsas para cargar objetos pesados con únicamente una bolsa. También, es la primer bolsa que además de ser reutilizable, se reintegra totalmente a la naturaleza después de su vida útil. Sin importar dónde haya sido correctamente desechada, bax® se desintegra en unos días, y sin dejar residuos. Para comprobar este efecto o para personalmente deshacerse de la bolsa tan solo llevará momento desde casa. Se coloca la bolsa en un recipiente con agua caliente y en menos de cinco segundos quedará disuelta. Y eso no es todo, una vez que se enfría el agua, puede usarse para riego de plantas aportando nutrientes.

Presentaciones

Las bolsas bax® están disponibles en formato camiseta, boutique, basura, rollo, para desechos de mascotas y lavandería, ya disponibles en Amazon.

Si es bax®, NUNCA contamina.

Síguenos en MediumYoutube, FacebookLinkedin, Instagram y TikTok.

#ConBaxSalvemosNuestroFuturo

 

6836 visitas
©2021 The Green Team Corporation.